Publicado: 10 de Octubre de 2017 a las 07:48

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE FÉRULAS DE DESCARGA

DESCRIPCIÓN

Una placa (o férula) de descarga oclusal o de desprogramación es un dispositivo de tratamiento confeccionado a medida que debe ser meticulosamente adaptado, permanentemente, por el dentista para diagnosticar y combatir la compleja patología causada por, o acompañante de, los hábitos de apretamiento y/o rechinamiento de los dientes, así como de las sobrecargas neuromusculares que provocan dichos hábitos.

Consiste en un aparato bucal que se instala en una de las arcadas dentarias para evitar que entren en contacto unos dientes con otros, con lo que se permite:

· «olvidar» las posiciones mandibulares inadecuadas a que fuerza el engranaje incorrecto de los dientes de ambas arcadas cuando se mantienen apretadas (de ahí la calificación de desprogramación que se les da).

· llevar la mandíbula a una posición articular y muscularmente adecuada cuando se muerde sobre ella, gracias a la especial orientación de las superficies de la placa en la que se apoyan los dientes al cerrar la boca.

· disipar y guiar las fuerzas de apretamiento, equilibrando la musculatura oral.

· evitar el desgaste de los dientes, ya que el material de la placa es más blando que éstos.

 

LIMITACIONES

Este tratamiento no evita ni elimina el hábito de apretar o rechinar los dientes, ni  las molestias derivadas de la disfunción articular craneomandibular, aunque la utilización adecuada, aliviará los posibles dolores musculares y protegerá sus dientes.

 

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO

Al ser un tratamiento complejo, resulta muy importante su colaboración hasta su completa adaptación, que va a requerir un cierto tiempo.

Para conseguir un buen funcionamiento, deberá conseguir detenidamente las siguientes, que le facilitarán el empleo de este sistema de protección de sus sistemas dentario y neuromuscular.

 

Adaptación y acostumbramiento

· Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas.

· Le aumentará la producción de saliva, que se irá normalizando poco a poco.

· Tendrá algunas dificultades para hablar, hasta que se habitúe, lo  que habitualmente se consigue en unas pocas semanas.

· Puede notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan la férula, sobre todo a la altura de los bordes: si aumentan o no ceden al cabo de tres o cuatro días, o si se le forman heridas, pídanos consulta inmediatamente.

 

 

Recomendaciones de higiene

Su placa o férula debe ser conservada limpia, al igual que sus dientes. Cepíllela después de su uso con cepillo duro (tipo de prótesis o de uñas)  y jabón de manos (nunca con pasta de dientes). No hacerlo  provocará que adquiera mal olor y mal sabor.

Al menos una vez al mes, debe sumergirla en agua a la que haya añadido una pastilla efervescente limpiadora de prótesis dentales durante 1 o 2 horas. Antes de volver a ponérsela, límpiela bien con cepillo y jabón.

 

 

Colocación y desinserción

La placa de descarga debe colocarse en su sitio con los dedos y mejor mojada.

Nunca la introduzca y muerda sobre ella sin estar debidamente colocada en su sitio, porque puede fracturarla o provocarse heridas en las encías.

Para retirarla, tire de ambos lados con los dedos, lo mas atrás posible

Tras retirarla, lávela y guárdela en la caja

 

Revisiones e incidencias

La férula necesitará periódicamente ajustes y reparaciones. Acuda a revisión con la periodicidad que le recomendamos en cada consulta, y en ningún caso deje pasar más de 6 meses sin que se la revisemos.

Si no la ha utilizado su placa durante unos días y al volver a ponérsela nota que le hace daño, no fuerce su introducción: llámenos a la clínica y pida cita, ya que se puede haber producido algún movimiento dentario que haría necesaria alguna corrección.

 

¡ATENCIÓN!: Siempre que aparezca una molestia en las encías o en los dientes, debe comunicárnoslo a la consulta y pedir cita, aunque al principio, como estas molestias son normales, si no son importantes puede esperar cuatro o cinco días. Pero si una vez transcurrido este tiempo no hubieran desaparecido, o si empeoraran con el paso de los días, debe advertírnoslo y pedir cita inmediatamente.

Si surge algún problema, no intente resolverlo Ud. mismo: Pídanos cita.

No deje adaptar su férula a nadie más que a su dentista, ya que el facultativo que las ha prescrito y adaptado, es el único que puede hacerlo.

 

Instrucciones particulares: